Soft skills: ¿qué son y por qué hacen falta?

Inicio / Investigación / Soft skills: ¿qué son y por qué hacen falta?

Soft skills gráfico

Las soft skills, también conocidas como habilidades blandas o habilidades sociales, son ese gran medio para conectar con las demás personas.

Hola, te doy la bienvenida a esta entrada sobre las soft skills, las que definen cómo nos comportamos con las demás personas y contribuyen a crear una imagen de nosotros.

Las soft skills es un término empelado en la psicología organizacional que se refiere a aquellas habilidades, rasgos o hábitos de la personalidad que provocan que cada persona se comporte de cierta forma con respecto a los demás y los caracterice. Con ellas, se puede formar una idea sobre cómo es esa persona, cuáles son sus puntos fuertes y dificultades.

Las soft skills pueden abarcar gran cantidad de aspectos de la personalidad como la humildad, capacidad de síntesis y argumentación, autenticidad, liderazgo, trabajo en equipo, empatía, responsabilidad personal y social, solidaridad…

Y, al mismo tiempo que existen las soft skills, están las hard skills (también conocidas como habilidades duras), que son todas aquellas que nos cualifican para hacer una determinada tarea, como, por ejemplo, conocimiento legal para poder asesorar a un cliente antes de un juicio sería una hard skill de un abogado. O saber qué parámetros de la cámara tocar para conseguir la luz idónea en una fotografía sería una hard skill de un fotógrafo.

Al igual que un ordenador tiene un hardware (para poder ofrecer tangibilidad al usuario para dar ordenes al ordenador y acceder al contenido digital) y un software (para abrir programas, conectar ordenadores, almacenar archivos, etc.), el ser humano posee hard skills en base a sus conocimientos técnicos y soft skills con las que aplicar dichos conocimientos y relacionarse con gente en su entorno para alcanzar unos objetivos de la mejor manera posible. En resumen, las soft skills sirven para conseguir que las hard skills puedan ejecutarse de la forma más óptima posible.

Una buena forma de poder resumir todo lo dicho durante esta entrada es a través de una cita mencionada en otros blogs sobre competencias laborales e inteligencia emocional:

“Nos contratan por aptitudes, nos despiden por actitudes”.

Además de esto, Ernesto Yturralde Tagle (investigador y conferencista) añade lo siguiente:

“Mientras que las habilidades técnicas o duras son necesarias para generar oportunidades laborales al causar una buena impresión en las entrevistas de trabajo y conseguirlolas habilidades blandas o sociales son esenciales para retenerlo”.

Como opinión personal considero que, si bien es cierto que el conocimiento adquirido para realizar un trabajo es importante, no hay que olvidar que también hay que desarrollar habilidades sociales, que nos permitan escuchar, empatizar y colaborar con otros. Las personas pueden ser muy buenas en sus campos de trabajo, pero si no son capaces de colaborar con otras personas y tenerlas en cuenta les será más difícil poder mejorar y alcanzar nuevas metas, o, al menos, eso es lo que yo considero.

Espero que te haya gustado esta entrada sobre las soft skills y sobre lo beneficiosas que pueden ser tanto para uno mismo como para los demás.

Para finalizar, aquí te dejo un vídeo sobre las soft skills del canal de Youtube Randstad Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *